¿Qué significa...?

  • Ahorro neto

    La magnitud del ahorro neto es un indicador de la situación financiera de la entidad local, de la capacidad de poder atender en su vencimiento la carga financiera del endeudamiento. Se calcula de la siguiente manera: suma de los ingresos liquidados correspondiente a impuestos, tasas y precios públicos, transferencias corrientes y ingresos patrimoniales, menos los gastos relativos a personal, bienes corrientes y servicios y transferencias corrientes (no se contemplan los gastos financiados con remanente de tesorería para gastos generales). A este resultado se le tiene que restar la anualidad teórica de amortización correspondiente a los préstamos concertados a largo plazo y a los avales a terceros pendientes de reembolsar. El ahorro neto positivo constituye una fuente de financiación para los gastos de capital no financieros.
  • Capacidad de financiación

    La capacidad o necesidad de financiación de un Ayuntamiento se mide como la diferencia entre los ingresos no financieros y los gastos no financieros. Cuando el resultado es positivo (capacidad de financiación), indica que la entidad tiene capacidad de financiación o superávit de presupuesto no financiero. En cambio, si el resultado es negativo, indica que la entidad necesita financiación, es decir, que tiene que recurrir al endeudamiento.
  • Clasificación económica del presupuesto de gasto

    La clasificación económica del presupuesto de gasto informa de en qué se gasta. Los créditos del presupuesto de gasto se ordenan según su naturaleza económica, distinguiendo entre los créditos destinados a operaciones corrientes, como los gastos necesarios para el funcionamiento de los servicios públicos (gastos de personal y bienes y servicios), los créditos destinados a operaciones de capital ( como los gastos en inversiones reales) y los créditos destinados a operaciones de carácter financiero ( como las amortizaciones de los préstamos que han recibido las entidades locales).
  • Clasificación orgánica del presupuesto de gasto

    La clasificación orgánica del presupuesto de gastos informa de la unidad orgánica del Ayuntamiento que gestiona el gasto, es decir, del Área, Distrito u Organismo Autónomo responsable de la ejecución del mismo. Esta clasificación es opcional.
  • Clasificación por programas del presupuesto de gasto

    La clasificación por programas del presupuesto de gasto informa sobre la finalidad y los objetivos que se pretenden conseguir con los créditos: para qué se gasta.
  • Cómo se clasifica el presupuesto de gasto

    Los gastos del presupuesto se clasifican de acuerdo a tres clasificaciones diferentes:
    • Orgánica: que informa de quien realiza el gasto.
    • Por programas, que informa sobre para qué se gasta, es decir, la finalidad del gasto.
    • Económica, que informa sobre en qué se gasta, sobre la naturaleza económica del gasto.
  • Cómo se clasifica el presupuesto de ingresos

    El presupuesto de ingresos se puede clasificar de acuerdo con la siguiente clasificación:
    • Clasificación económica, que presenta la información según la naturaleza económica de los derechos presupuestarios.
    • Clasificación orgánica, que informa sobre quien ingresa. Las entidades locales pueden clasificar los ingresos atendiendo a su propia estructura. Es una posibilidad que tienen las entidades locales y, por tanto, una clasificación de carácter opcional.
  • Contribuciones especiales

    Cuando el Ayuntamiento realiza obras públicas o establece servicios de los cuales el ciudadano obtiene un beneficio o incrementa el valor de sus bienes, se pueden exigir contribuciones especiales.
  • Deuda viva

    La deuda viva es la totalidad de la deuda pendiente de pagar que tiene el Ayuntamiento procedente de préstamos a largo plazo con entidades financieras y avales, es decir, es el capital pendiente de amortizar más los intereses generados.
  • El presupuesto municipal

    El presupuesto de un Ayuntamiento es un documento que se aprueba por el Pleno y especifica los gastos que como máximo se realizarán durante el ejercicio y los ingresos que se prevén obtener durante el mismo periodo. Todas las entidades locales están obligadas a aprobar su presupuesto del año en el último trimestre del año anterior. De esta manera el 1 de enero de cada año tienen que tener su presupuesto aprobado. No obstante, si al comenzar el año no hubieran aprobado el presupuesto, la normativa establece que se prorroga automáticamente el del ejercicio anterior.